La metodología Lean como impulso de la transformación

La metodología Lean como impulso de la transformación

Los desafíos que los distintos sectores de la economía han sentido para sostener el crecimiento de sus negocios ha llevado a la adopción de metodologías que garanticen equipos flexibles, ágiles e innovadores, así como procesos eficientes y de calidad. Shell, Airbus y Nikkelverk son ejemplos de empresas que están de acuerdo en la relevancia de Lean como metodología para lograr operaciones eficientes. Como se comentó en el evento Advancing Manufacturing, estas son las claves para su éxito: la organización de los equipos por value stream, el liderazgo y la capacidad de interpretar y analizar los datos.

Organización por Value Stream

Tradicionalmente, una empresa se organiza por funciones y cada departamento se enfoca en su propia operación y responsabilidad. Según esta estructura, cada equipo tiene un conjunto de tareas relacionadas con su área de trabajo, por ejemplo, a nivel de producción, serían los equipos de soldadores o electricistas. En este modelo suele haber problemas de comunicación, equipos desbalanceados, falta de flexibilidad y largos tiempos de espera y validación.

En una organización por value stream, la máxima es la agilidad. El objetivo es acelerar el proceso de creación de valor y aumentar el enfoque en el cliente. Por lo tanto, todos los recursos son flexibles y los equipos se organizan bajo una perspectiva de end-to-end con un enfoque en el producto para el cliente. Volviendo al ejemplo anterior, en lugar de tener un equipo de soldadores y otro de electricistas, ahora hay un equipo para la familia de productos A y otro para la familia de productos B, donde hay elementos con diferentes funciones en cada uno de ellos. También puede haber un tercer equipo que no esté asignado a ninguna de estas familias de productos y que sirva para absorber la variabilidad de la demanda cuando sea necesario, pasando a formar parte del equipo A o B. Con este tipo de modelo, también conocido como organización ágil, se consigue reducir las ineficiencias de la estructura funcional, garantizando un mejor equilibrio de los recursos, una reducción del leadtime de producción y, también, el aumento del ownership y la motivación de los trabajadores.

Involucramiento de los Líderes

El involucramiento de los directivos es considerada por muchos expertos como el elemento fundamental para el éxito de cualquier tipo de transformación. De hecho, el liderazgo debe desempeñar un papel activo en orientar e impulsar la acción, responsabilizando y dando autonomía a los diferentes equipos para que la excelencia se alcance de forma global.

Para demostrar este soporte, es esencial que los líderes tengan tres comportamientos complementarios: expresar, modelar y reforzar. En primer lugar, expresar por qué es importante esta transformación y hacerlo de forma auténtica y genuina. Luego, modelar, es decir, liderar dando el ejemplo. Para ello, no sólo deben practicar comportamientos como los Gemba Walks y las reuniones diarias de equipo, sino también hacer de esta transformación una prioridad y, por tanto, asignar recursos internos a su implementación. Por último, reforzar mediante la promoción positiva o el reconocimiento de los comportamientos alineados con los principios de la transformación.

Interpretación de datos

Con la evolución tecnológica y la digitalización de la información, la recopilación de datos relacionados con el proceso de producción es cada vez más fácil. De hecho, el esfuerzo de medición y recopilación de datos en el momento de su generación es ahora extraordinariamente reducido. Esto se debe a la informatización de los procesos que hace que esta recopilación sea prácticamente automática.

Sin embargo, esto no significa que los datos registrados, por sí mismos, sean suficientes para tomar decisiones. Es frecuente que los datos no sean coherentes ni fiables y, por tanto, no sean representativos de la realidad de la operación. Por lo tanto, es esencial definir primero qué variables hay que medir y validar el método de recopilación existente. Para realizar esta verificación puede ser necesario confirmar los datos mediante una muestra de eventos. Una vez garantizada la fiabilidad de los datos, hay que enfocarse en su interpretación y análisis con el fin de extraer conclusiones pertinentes y tomar decisiones asertivas que contribuyan al proceso de mejora.

Implementar una cultura de mejora continua es un proceso de liderazgo que requiere cambios profundos en toda la organización, pero que potencia el desarrollo de las empresas, garantizando su competitividad en el mercado donde actúan.

Recent Posts

La Clave del Éxito de la Estrategia Corporativa
La Tragedia de la Estrategia Corporativa
El Impacto de la Planificación Estratégica
 
arrow up