Industria 4.0. ¿Cómo garantizar el éxito de una transformación digital?

Industria 4.0. ¿Cómo garantizar el éxito de una transformación digital?

Con la pandemia, el mundo se ha vuelto más digital. En menos de un año, la digitalización se ha extendido por todo el mundo, especialmente a través de la adopción generalizada del trabajo a distancia, el aprendizaje online y el e-commerce. Hoy en día, conceptos que habrían sido impensables como parte de la vida cotidiana hace poco más de un año se han convertido en algo normal y en parte de la nueva normalidad. En lo que respecta a la industria de producción, la digitalización ya no es una novedad. De hecho, las herramientas asociadas a la Industria 4.0 forman parte de los planes estratégicos de las organizaciones desde hace varios años. Sin embargo, 7 de cada 10 transformaciones digitales fracasan.

Qué es la Industria 4.0

También conocida como la 4ª Revolución Industrial, pretende mejorar la eficiencia y la productividad de los procesos mediante la implementación de tres grandes enfoques complementarios: la automatización, el flujo de información digital y la analítica avanzada. 

La automatización es la utilización de técnicas informáticas o mecánicas con el fin de reducir el uso de mano de obra en cualquier proceso. Para ello se utilizan robots de producción industrial, robots colaborativos, vehículos automáticos (AGV) y autónomos (AMR), almacenes automáticos y diversas técnicas de producción aditiva (ejemplo: impresión 3D). Los sistemas Karakuri también se consideran sistemas de automatización, aunque son soluciones tecnológicamente más sencillas que utilizan la gravedad para mecanizar las tareas físicas. Los diferentes tipos de automatización están ampliamente presentes en varios entornos de producción. De hecho, se puede decir que todas las líneas semiautomáticas tienen algún tipo de automatización, desde el paletizado automático hasta el movimiento de los productos en las cintas transportadoras.

El segundo eje crítico para un proceso de digitalización está relacionado con el flujo de información. Hacer que la recopilación de información sobre el proceso y los datos de los equipos y la producción sea automática es esencial para garantizar un flujo continuo de información actualizada. Para obtener esta información instantánea, se recurre a la instalación de sensores de recogida de datos, a la conectividad entre equipos (Internet de las cosas), a las aplicaciones de negocio y a la realidad virtual/aumentada. En la industria de procesos, también hay muchas plantas con sensores de recopilación de datos en puntos esenciales del proceso de producción. Son estos sensores los que transmiten la información más importante a las salas de control, como la temperatura o la velocidad a la que se está produciendo el producto, y es en base a esta información que se toman las decisiones. Por otro lado, la realidad aumentada también se utiliza para las tareas de mantenimiento a distancia, en las que el operario que realiza las tareas de forma presencial utiliza unas gafas que le permiten comunicarse con un técnico experto que se encuentra en otro lugar, mostrándole de primera mano lo que se está haciendo y recibiendo instrucciones por voz o imágenes del experto remoto.

El tratamiento y el análisis de la información recopilada digitalmente es crucial para una mayor comprensión del estado real de la producción. Sólo entonces es posible formular conclusiones y conocimientos para una toma de decisiones bien fundamentada. Para ello, se utilizan herramientas como data mining, los informes de business intelligence, simulación, digital twinprocess mining, el análisis de regresión y de factores, y la optimización e inteligencia artificial. Es la parte avanzada de la Industria 4.0, en la que, a partir de los datos recogidos por los sensores de los equipos, se hacen predicciones, por ejemplo, del desgaste de las piezas de un equipo, o de las correlaciones entre las variaciones de los distintos parámetros del proceso y el resultado final en el producto producido.

Factores críticos para el éxito o el fracaso de estas transformaciones

Al analizar el listado de tecnologías antes mencionado, rápidamente se hace evidente que éstas sólo sirven de soporte a la empresa y, por lo tanto, aplicadas por sí solas, no aportarán el impacto deseado. Para ello, es necesario mejorar los procesos antes de la digitalización, de modo que se evite el desperdicio de la automatización. A continuación, hay que seleccionar la tecnología más adecuada para cada efecto y hacer un buen análisis coste-beneficio de cada opción. Por último, para garantizar el máximo aprovechamiento de las nuevas herramientas es fundamental establecer un sólido proceso de gestión del cambio y capacitar a los trabajadores. 

Así pues, para lograr un rendimiento excepcional, la gestión y la tecnología deben trabajar en conjunto, siendo el enfoque en las personas y los procesos el elemento fundamental para el éxito de la transformación digital.

Recent Posts

La Clave del Éxito de la Estrategia Corporativa
La Tragedia de la Estrategia Corporativa
El Impacto de la Planificación Estratégica
 
arrow up